Superfetación: quedarte embarazada durante un embarazo

Facebook
Google+
Twitter
WhatsApp

La superfetación como término médico se define como la concepción de un segundo feto durante un embarazo. Como bien se sabe, cuando un óvulo es fecundado de manera exitosa, una serie de cambios hormonales comienzan a desarrollarse, dentro de los cuales se encuentra la inhibición de la ovulación y por ende no hay más períodos menstruales.

Puede sonar extraño, ciertamente no es lo más común, pero sí ocurre. Es un caso frecuente en animales tales como caballos, ovejas, roedores, canguros, entre otros. De hecho la liebre presenta este fenómeno de manera frecuente, ya que puede pasar casi un año entero en celo, sin importar que esté gestando una cría previamente; y pueden traerlos al mundo con partos diferentes. Con respecto a la superfetación en humanos, hay registros de casos pero no es frecuente. En Reino Unido, el Colegio Real de Obstetras y Ginecólogos, expresa que en este país las estadísticas para la superfetación es de 1 o 2 casos al año.

Cuando ocurre en humanos, el embarazo se tratará médicamente como cualquier otro embarazo múltiple, con la diferencia de que en este particular, los hermanos se pueden llevar semanas de diferencia en edad gestacional debido a sus distintas fechas de concepción.

¿Cómo se produce la superfetación?

La superfetación se da debido a un error en el sistema normal de bloqueo de los ovarios, en donde lo que debería ocurrir es la liberación de un solo óvulo por ciclo menstrual, luego ocurre el embarazo y durante este tiempo la ovulación se suprime hasta que finaliza el mismo. Este error está estrechamente relacionado con situaciones en donde la mujer ha estado sometida a tratamientos de fertilización asistida y que por consecuencia del tratamiento libere un óvulo que pudiera ser fecundado de manera natural.

proceso de una superfetación

Una vez explicado esto, se puede decir entonces que se requieren tres condiciones fuera de lo común para que la superfetación ocurra. Estas son:

  • Que durante un embarazo se produzca el proceso de ovulación: en las etapas iniciales de un embarazo, el óvulo se encuentra recubierto por una fina capa llamada cuerpo lúteo. Si el óvulo no es fecundado el cuerpo lúteo se deshecha, pero si el óvulo fecundado se logra implantar correctamente en el útero, este empieza un ciclo de liberación de hormonas que se encargan de impedir la ovulación.

 

  • Que el espermatozoide logre llegar hasta las trompas de Falopio a pesar de haber un embarazo en progreso: cuando una mujer está embarazada, comienza a producir moco cervical con unas características más densas y tiene una función antibacteriana para combatir ciertos agentes que se encuentran presentes en el semen. Por tal motivo, es poco probable que los espermatozoides logren superar la barrera del moco cervical en su camino hacia el cérvix.

 

  • Que el segundo embrión se implante de manera exitosa sin importar que el útero ya está alojando uno previamente: en una situación normal, la implantación de un embrión se produce naturalmente producto de un ambiente controlado por las hormonas. Por esta razón las perfectas condiciones de asentamiento están dadas en el momento de la ovulación y no durante el desarrollo de un embarazo.

 

Situación médica de la superfetación

El descubrimiento del fenómeno de la superfetación se realiza a través de una ecografía, en donde se van a apreciar dos fetos con sus respectivas placentas, con edades gestacionales diferentes siempre y cuando la diferencia entre ellos sea por lo menos de dos semanas.

Todo este hallazgo conlleva a descartar que no se trate de un embarazo de gemelos o mellizos con diferencia significativa de tamaños desde el inicio, algún problema en el desarrollo de los mismos o la presencia de patologías y/o síndromes que justifiquen o den razón a sus diferentes tamaños.

Cuando después de varios análisis se determina que efectivamente es un caso de superfetación, se procede a tratar el embarazo tal y como si fuera múltiple y se prepara todo para traerlos al mundo en el mismo momento. Se debe tener en cuenta que la edad del feto que fue concebido de último sea la apropiada para haber alcanzado un desarrollo normal y pueda venir al mundo con la menor cantidad de complicaciones posibles. Este parto puede darse tanto de manera natural como por cesárea.

Casos de superfetación en el mundo

Como dato curioso y de manera sorprendente el primer caso que hace referencia de la superfetación se encuentra en la mitología griega con la leyenda de Ificles y Heracles, hijos de Alcmena. Según cuenta la leyenda, Alcmena quién era esposa de Anfitrión, fue visitada por Zeus una noche haciéndose pasar por su esposo, la convenció para que tuvieran relaciones y quedó embarazada (de Heracles). Al día siguiente regresó el verdadero Anfitrión y tuvieron relaciones ese día y quedó igualmente embazada (en este caso fue de Ificles).

casos del superfetacion en el mundo

En el año 1960, un matrimonio en Baltimore, habían tenido aparentemente unos gemelos. Sin embargo luego del momento del parto, el médico se percata de que uno de los gemelos parecía prematuro. Le realizaron los exámenes y efectivamente se dieron cuenta de que el pequeño tenía dos meses de diferencia con respecto a su hermano.

En el 2005, una revista sobre pediatría publicó un caso en donde una mujer de 32 años quedó embarazada de mellizos luego de haber sido sometida a una fertilización in vitro. Al momento de realizarle una ecografía de control, meses después se dieron cuenta que había un tercer feto con un tamaño no acorde con el de los otros dos. Lógicamente se pensó que en el procedimiento se habían logrado implantar tres, pero para su sorpresa cuando la mujer cumplió 5 meses de embarazo, el médico se dio cuenta que el tercer feto tenía una diferencia de tres semanas con respecto a sus hermanos.

En Argentina en el año 2007, se reportó un caso de superfetación durante un aborto. Una mujer de 38 años presentaba una pérdida espontánea producto de una infección y no había tenido controles médicos previos. Cuando le realizaron los exámenes pertinentes a la placenta se diagnosticó que no sólo había un feto de 18 semanas sino que también había expulsado un feto de 6 semanas de gestación.

Como uno de los casos registrados más recientes, se encuentra que en el año 2010 un matrimonio en Arkansas trajo al mundo a dos bebés mediante cesárea en donde los hermanos tenían una diferencia en su edad gestacional de dos semanas y media.

Superfetación: quedarte embarazada durante un embarazo
Valora este artículo
Facebook
Google+
Twitter
WhatsApp